*아웃도어로 열린 교회 [ Daniel Bonilla ] capilla del colegio Los Nogales

미국 로스앤젤레스에 위치한 교회에서 우리는
새로운 공간의 시도를 엿 볼 수 있다.
커다란 콘크리트 박스로 디자인된 교회공간은 성스러움과
동시에 무한한 확장공간을 보여준다.
공원 광장으로 면한 파사드에 설치된 무빙월은 가변적으로
움직이며 공간을 구획한다.
아웃도어 스페이스로 열린 콘크리트 박스는 그 자체로 훌륭한 무대가 되어
외부 자연과 조우한다.
공간의 변화함을 교회안에 담아낸 건축가의
센스가 돋보인다.

reviewed by SJ


La pequeña capilla del Colegio Los Nogales parte de un prisma puro y elemental que escenifica la presencia de Dios, la armonía y lo esencial. Sin embargo la convivencia del hombre terreno esta asociada con lo complejo que resulta la vida y por lo tanto las cotidianas escenas de sufrimiento y felicidad que el hombre debe afrontar constantemente. Estas alteraciones de la armonía se escenifican en los elementos que laceran el volumen puro, reflejados en los vacíos y penetraciones que sufre el prisma. El orden del prisma  se yuxtapone  con unas cicatrices aleatorias de luz en todas las caras, inclusive en el cielo raso, son la alteración del orden de la  naturaleza construido por el hombre y reflejan la individualidad en lo colectivo, cada una de ellas representa una oportunidad y una esperanza.


LOCALIZACION: Bogotá, Colombia

PROPIETARIO: Corporación Colegio Los Nogales

DISEÑO:    Arq. Daniel Bonilla

Arq. Encargado: Alejandro Borrero
Arqs. Claudia Monroy, Jhony Duarte

DISEÑADOR ESTRUCTURAL: Ing. Hernán Sandoval

CONSTRUCTOR: Arq. Jaime Pizarro

FECHA: 2000/2001

AREA: 368 m2


Al mismo tiempo el contraste de la luz hacia la penumbra matiza el  paso de la luz a la oscuridad, esa oscuridad que nos lleva a cuestionarnos en  lo mas profundo de nuestro ser, por nuestra esencia y nuestro propósito; es decir penumbra al interior convoca al recogimiento consigo mismo. La imagen  contemporánea de la iglesia, que aunque en apariencia rompe con los cánones, en la realidad corresponde a la tradición aferrada de los mismos.
Sin embargo la pluralidad para dar cabida a diversa cantidad de feligreses hace que un costado de la edificación se pueda abrir y pasar de una capilla axial  para cien personas  a un espacio para el culto que puede albergar dos mil personas.  

Este cambio de enfoque, escala y axialidades en forma de cruz hace que los significados de los elementos particulares varíen; el pulpito se convierte en ambón, el espacio del altar en coro, el gran espacio en altar.

Las dos grandes  puertas permiten que en los rituales el misterio se asocia con su apertura, que por su impacto escenográfico y conmovedor hacen que el feligrés estimule su sensibilidad y por lo tanto sea mas vulnerable y receptivo a la palabra. Para que  lo anterior suceda de forma racional, la posición del edificio fue estudiada con severidad. De ella también se desprende la aparición de un campanil con un carillón que se convierte en el símbolo del colegio por su altura. Este campanil al igual  que  la  capilla es un elemento prismático, pero en este caso se forzó a que sus caras y aristas se desfasaran dramáticamente  convirtiéndolo en un elemento perspectivo en si mismo que cambia constantemente desde donde se le observe.

El concreto ocre y la madera proyectan una imagen de brillo y nobleza, de artificio  y naturaleza  enlazada, de  textura y beta, nuevamente dualidades  análogas  del ser humano  y de los recursos naturales que lo rodean.
El agua  símbolo de tranquilidad ayuda también a que la imagen se repita y reitere, a que se distorsione, y  a  que  su  densidad  se desvanezca.

from  arquitecturablanca

댓글(0)

Designed by JB FACTORY